BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

Paquetes turisticos Fuullday

Buscar este blog

Entradas populares

miércoles, 9 de febrero de 2011

Continuación del Poder de la Risa " Chistes Cristianos"


Si tu eres de las personas que mantienen con la cara amargada , de malgenio , gruñendo , que cuando abres la boca no se sabe si ladras o hablas , te aconsejo que empieces a sonreírle a la vida y vas a ver como todo empieza a cambiar , solo inténtalo , sonríele a las personas y vas a ver como en tan poco tiempo tus amigos se te incrementan , la oscuridad de tu corazón empieza a cambiarse en luz , mas personas se te acercaran al ver en tu sonrisa reflejada el amor y la gracia de Dios.

Chiste Nuevo.


  • El rico que va al cielo


Este es un tipo rico que muere y se va al cielo. Ahí lo recibe San Pedro y le encomienda a un ángel que le enseñe su nuevo hogar, el tipo emocionado se pregunta como será, será una mansión de lujo o un palacio ya que, en el cielo no podría haber pobreza. Pasaron por un palacio bellísimo, con columnas de oro, adornado con diamantes, digno de un rey. El hombre emocionado le pregunta al ángel: 
¿Aquí voy a vivir?Y el ángel contesta:
Luego vio otra mansión hermosa con jardín, p
Angel, ¿Aquí sí voy a vivir?
Y el ángel contesta:
No, más adelante.
El tipo ya extrañado siguió el camino y vio una casa mediana con jardín y bastante bonita y pensó, bueno al menos es cómoda y dijo:
¿Angel, viviré aquí?
El ángel le dijo:
No, más adelante.
Y el tipo ya decepcionado siguió y más adelante vio una casita pequeña, dos habitaciones sin jardín pero habitable y le preguntó:
¿Angel, es aquí?
Y el ángel responde:
No, más adelante.
Siguieron su camino y luego vieron una casita de lodo y varas, un solo cuarto, cocina con leña, pequeñita casi inhabitable y asustado pregunta:
¿Angel, aquí?
El ángel contesta:
No, ya casi llegamos.
El hombre muy asustado lo siguió y al final de la calle ven un pequeño espacio con cuatro palos y un techo de ramas, sin paredes y el piso era el suelo simplemente y el hombre preguntó: Angel, ¿No me digas que aquí voy a vivir?
Y el ángel contestó:
Pues sí hermano, es que con lo que tú nos mandaste de allá abajo apenas alcanzó para esto.


  • Un recién convertido andaba en el campo. En eso le picó una hormiga colorada, de esas que duele bastante el piquete. El hermanito, en su primer amor, la tomó suavemente en sus dedos, la miró, y con mucho amor le dijo, “Ni yo te condeno. Vete y no piques más"





  •  Se presenta ante el padre de su novia un joven pastor y la pide en matrimonio. El papá de la novia le hace las preguntas de rigor: ¿Cómo vas a mantener a mi hija? El responde: Dios proveerá. ¿En que techo te vas a cobijar?... Dios proveerá. ¿Dónde estudiarán mis nietos?.. Dios proveerá. Después de despedirse, el padre medio desconcertado se encuentra con su esposa y ella le pregunta: ¿Qué te pareció el pretendiente de nuestra hija? El papá responde: ¡El pastor está confundido cree que yo soy Dios!... 



  •  Un pastor le dijo a una anciana que fuera a la iglesia y ella le contestó: "No puedo dejar solo mis pollitos.” "No se preocupe, Dios se los cuidará,” le contestó el pastor. En pleno culto el pastor dijo, "Adoren a Dios, que está aquí con nosotros," y la anciana dijo: "¡Hay pues, me dejó los pollos solos!" 





  • Niños, ¿a qué le tienen miedo? - preguntó el maestro de escuela bíblica, para introducir a su clase al tema. Jaime respondió, 'Yo le temo al malamén. El maestro, extrañado, le preguntó, ¿Qué es eso? Jaime lo miró y le dijo, "No estoy muy seguro, pero debe ser terrible, por que mi mamá siempre dice al final de su oración,"‘líbranos de tentación y del mal-amén." 




  •  Un hombre se arrodilla y le pide a Dios: Dios, ¡quita todo lo malo de mí! Y... ¡desapareció! 

  •  En un retiro de pastores, después que se reunieron tres de ellos para orar cada uno por los otros. El primero dijo: "Bueno, como sé que estamos en confianza y esto quedará solo entre nosotros, les confieso que tengo una debilidad muy grande y es que me gusta mirar mucho a las mujeres...son mi tentación, oren por mi." El segundo declaró: "Les confieso que mi debilidad es tomar el dinero de las ofrendas, oren por mí." Entonces, los dos pastores le preguntan al tercer pastor: "¿Y cuál es tu debilidad?" a lo que él, contesta: "Bueno, tengo una pequeñita debilidad, y es que ¡soy demasiado chismoso y no veo la hora para contarle a todos lo que me acaban de confesar!" 

  •  Un pastor predicando el domingo dice: "Esos hermanos que están pendientes de la lotería, que si salió el número 32 ó el 13 ó 18 ó el 15." En esos momentos se para una hermana en medio de la iglesia y dice: "Perdón pastor, ¿Me podría repetir los números? 


  •  Un ladrón, con su linterna en la mano, entró a una casa a hacer de las suyas. Cuando estaba escudriñando por la cocina, de repente escucha una extraña voz que le decía: '¡Jesús te está mirando!'. El ladrón se sobresaltó y asustado apagó la linterna e inmediatamente se puso a averiguar de donde provenía esa voz. Pero otra vez escuchó: '¡Jesús te está mirando!'. Encendió nuevamente su linterna y vio a un loro encerrado en una jaula que le repitió: '¡Jesús te está mirando!'. El ladrón se rió y le respondió: '¿Y tu quién eres?' Soy Moisés, contestó el loro. ¿Y quien fue el que te puso 'Moisés'? El mismo que le puso 'Jesús' al Rotwailler que está detrás de ti. 

  •  Un hermano que había tenido un grave accidente automovilístico, al ser visitado les cuenta a los hermanos lo acontecido: ‘ Iba lo más bien manejando y escuchando el programa del pastor Carlos hasta que dijo: ' Vamos a orar, cierra tus ojos donde quieras que te encuentres’ 

  •  En la escuela dominical el maestro dice a los niños levanten la mano los que se quieren ir al cielo. y todos levantaron la mano menos uno, a lo que el maestro le preguntó, y tu porque no quieres ir al cielo? y el niño respondió: - Porque mi mamá me dijo que después de la clase dominical me fuera derechito para casa. 

  •  Estaba el pastor predicando y dijo: ¿A dónde se van los mentirosos? Una niña dijo: 'a la casa de mi mamá'. 

  •  Pregunta un inconverso a un hermano: ¿Porqué las puertas de las iglesias son altas? - Para que entre el Altísimo 

  •  Un loro fue entrenado para predicar. El domingo la iglesia estaba llenísima para ver al loro dar la Palabra. Intimidado por el público, el loro se quedó callado en el púlpito, arrastraba su pico de un lado para el otro, hasta que su entrenador dijo: Predica loro, que si no lo haces, te quito todas tus plumas y te pongo con las gallinas. Inmediatamente el loro miró a toda la iglesia y dijo: ¡Hermanos! Vamos a orar que el enemigo ya empezó a manifestarse.


Chiste verídicos.


  • habia una señora que tenia mucha fe y amaba mucho a Dios. Se paraba en el porche de su casa y le alababa. Tenía un vecino que la odiaba y le decía, “¡Dios no existe!” La señora empezó a pasar por malos tiempos y oró a Dios que la ayudara. Ella fue a su porche y gritó, “Alabado el Señor. Dios mío, necesito comida. Estoy teniendo mal tiempo. Por favor, Señor, ¡mándame algo para comer!” A la mañana siguiente, la señora salió otra vez a su porche y miró una bolsa con mucha comida y gritó con gozo, agradeciendo al Señor. De repente el vecino saltó de un arbolito y dijo, “¡Ajá! Le dije que no había Señor. Yo compré esa comida, Dios no fue.” La señora empezó a brincar y aplaudir y dijo, “¡Gloria a Dios! No sólo Dios me mandó la comida, ¡sino que hizo al diablo que pagara por ella!” 
  • Había un predicador que llegó a los Estados Unidos de América, y un hermano le invitó a su iglesia a predicar. Cuando pasó al frente él dijo a la congregación: “Yo ya tengo residencia.” Al terminar el culto, un hermana le preguntó, “Hermano predicador, ¿cómo usted lo hizo para tener su residencia tan pronto, porque yo no tengo residencia, ni permiso, ni ID, ni tampoco licencia de conducir, y ya llevo diez anos viviendo aquí en los Estados Unidos?” Ahora contestó el predicador, “No hermana, es que no me comprendió usted, yo ya tengo mi residencia para ir al cielo.” 
  • Un evangelista internacional predicaba al aire libre en Valencia, Venezuela. Después de su acalorada predicación, el evangelista preguntó en que país había nacido Jesús. De inmediato un hombre levantó la mano y dijo, “En Venezuela.” El evangelista, un poco confundido, no quiso ridiculizarlo, y le contestó que no era así. El hombre insistía que sí era verdad, porque él había leído en la Biblia que Jesús nació en Belén. (El pueblo de Belén está cerca de Valencia, en el mismo estado de Venezuela.) 
  • Había una hermana que dirigía la alabanza por primera vez. Ella estaba muy nerviosa y emocionada. En eso, empezó a cantar un coro que dice, “Todo lo bueno que tengo lo he recibido…” Sin embargo, por su nerviosismo cantó así, “Todo lo tengo muy bueno...” 
  • El pastor hizo el llamado durante una campaña de evangelismo, y empezaban a pasar muchas personas. Él se puso la mano sobre cada persona, pero con tan solo tener contacto con la otra persona, empezaban a saltar y dar unos gritos. Al terminar de orar, el pastor preguntó a cada uno que sentían. Todos decían, “Yo sentí algo como una descarga eléctrica.” Había sido porque el micrófono corría electricidad, pero al pastor no le hacía nada porque él estaba en la plataforma, mientras las demás personas estaban en el césped. 
  • El pastor hacía una dinámica a los jóvenes. Él les dio una hoja en blanco, y pidió que se dibujaran a la chica que quisieran para su esposa. Algunos la dibujaron con 90 60 90, pero hubo un hermano que no dibujó nada. Entonces, el pastor le preguntó, “¿Por qué no dibujaste?” Él respondió, “Porque yo quiero que el Señor me la de como Él quiere.” “¿Y si te da una coja?” le preguntó el pastor. Respondió el hermano, “No importa si yo la quiero para mi esposa, no para hacer carrera.” 
  • Dos cristianos beisbolistas se angustiaban saber si al morir podrían jugar béisbol en el cielo. Se hicieron una promesa que el primero que muriera pidiera permiso de venir a decirle al otro si hubiera béisbol en el cielo o no. Pasando el tiempo, murió uno, y se le apareció una noche al otro y lo despertó. “Hermano, hermano, ¡despierta!” “¿Qué pasó?” el otro respondió. “¿Has vuelto?” “¡Si! Te traigo una buena y una mala noticia.” “¡Dime! ¡Dime!” “La buena es que sí hay béisbol en el cielo.” “¿Y la mala?” “¡Te toca lanzar mañana!” 
  • La maestra de escuela dominical le preguntó a Jaimito, “¿Cómo mató David a Goliat?” “¡Con una moto!” respondió el niño. “¿Cómo que con una moto? ¿A caso no sabías que era con una honda?” le dijo la maestra. El niño contestó, “¡Ahhh! ¡No sabía que tenía que decir la marca!” 
  • Un pastor enseñaba acerca del matrimonio y le preguntó a un hermano, “¿Por qué no te has casado?” El hermano respondió, “Porque la Biblia dice que por tonto dejará el hombre a su padre y madre y se unirá a su mujer.” Esto lo decía porque no sabía leer muy bien Génesis 2:24. 
  • En la velada de navidad le dijo el hijo a su madre, “Te voy a poner una extensión de luces navideñas en la corona, y cuando hables, la encenderé.” La madre hacía el papel del ángel Gabriel. Luego, ella dijo, “Soy el ángel ¡¡Gaaaaabrieeeeel!! ¡¡Desconéctenla!! ¡¡Se electrocuta!!” 
  • Era la primera vez que el pastor le pedía a un hermano que predicara. El hermano estaba estudiando en el instituto bíblico aun, y estaba muy nervioso. Cuando leyó el texto él dijo, “He aquí, todas las viejas pasaron,” en vez de “todas las cosas viejas pasaron.” 
  • En un culto, el pastor le dijo a una hermana que pasara a decir un texto. Como ya saben, casi todos nos ponemos nerviosos cuando pasamos. Así también esta hermana estaba muy nerviosa, pero pasó, y dijo, “Hermanos, voy a decir un texto.” Muy nerviosa, ella recitó: “Todo lo puedo en filipenses que me cuatro trece.” 
  • Un joven predicaba por primera vez. Cuando él decía que Jesús fue a Samaria en un avión, el pastor le corrigió secretamente: “En ese tiempo no existían los aviones.” Así el joven mencionó un sinnúmero de viajes aéreos en helicóptero, avioneta, etc., mientras el pastor le corregía. Ya cansado de escuchar al pastor, el joven dijo enfurecido: “¿Y quién me enseñó que Poncio era piloto?.
  • Cierta noche estaban la mamá y su hijo en casa. El niño derramó la leche, y su mamá le ordenó que limpiara con el trapeador, el cuál estaba en el patio. El niño abrió la puerta, y la mamá se percató de que él tuviera miedo, y ella le dijo cariñosamente: “No temas, hijo. Dios está en todas partes, inclusive en la oscuridad de la noche.” Entonces el niño gritó hacia el patio, “¡Señor! ¡Me pasas el trapeador por favor!”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me han Visitado